31 diciembre 2012

Ojos llenos de sombra


Autor: Raquel Castro
Editorial: SM (Premio Gran Angular)
 

País: México
Año: 2012
Páginas: 201
Costo:
$115 En El Sótano
 
SINOPSIS
Esta es la historia de una decisión. O de una Indecisión, mas bien. Atari estudia música y es tecladista de un grupo de dark, pero ahora debe escoger entre irse becada a Rusia o seguir con la vida de siempre. Mientras elige, pone en una balanza sus intereses, sus recuerdos, sus amores y sus andanzas en la escena gótica. Quizá el destino no la encuentre lista, pero la hallará de buen humor y oyendo una canción oscura.
Opinión
Sí, esta es la historia de una chica Dark, -¿Se puede esperar algo más original?- Y la verdad ya le traía ganas al libro porque desde la portada te anuncia que lo que encontrarás dentro es poco común pero muy padre. y así fue.
Se trata de una buena historia, ligera por su claridad, divertida y seria en su contenido.
El gran problema de escribir sobre adolescentes es que muchas veces no se les baja de berrinchudos y con azotes muy densos para ellos mismos pero solucionables para cualquiera. Se cree también que sus únicas preocupaciones son los cuates, el sexo y ellos mismo. sin embargo esta novela ofrece más -mucho más- que eso. Porque cuando lees la historia no crees que fue sacado de la mente de un escritor, sino que realmente te lo está contando una chica de 18 años; además de que Raquel Castro no le pone dramatismo ni exagera los sentimientos típicos de la adolescencia.
Se puede leer a una protagonista joven, real y con problemas con los que más de uno se puede identificar pero a la vez es una protagonista madura en muchos sentidos.
Para ser sincera cuando andaba en la secu y aún en la prepa me latía mucho la onda dark por lo que no me fue difícil ubicar algunos datos y sentir el ambiente más cercano. Si me permiten hacerles una recomendación, hay que tener un poquito de paciencia si no saben nada del tema pues dentro del libro hay muchos nombre de bandas y de lugares que nos pueden parecer totalmente extraños por lo desconocidos; eso sí, nada de qué espantarse.

YO LO COMPRARÍA PORQUE...
Es muy original, te hace reir y te hace llorar, no me esperaba el final y porque realmente vale la pena.
LO QUE ME GUSTÓ
Ya lo había mencionado antes, lo genial de este tipo de libros es que ya sabes que al haber ganado un premio, difícilmente quedarás decepcionado de él. y lo puedes comprar tranquilamente sabiendo que no haz hecho una mala inversión.

Por mi parte es todo en esta reseña. pero ni crean que me voy a ir así sin más...
Quiero agradecer sus visitas a lo largo de este año, su fidelidad y su tiempo para leer todo lo que les traigo a este espacio.
También deseo que tengan un nuevo año lleno de grandes alegrías, mucha salud, trabajo, éxito y por supuesto de muchos, pero muchos libros.
Yo me voy por ahora pero con la firme esperanza y convicción de trabajar más y más en este blog por ustedes, para traerles buenas reseñas y grandes sorpresas. sólo les pido que no se vayan.
En fin mis amadísimas aves de libre vuelo, que tengan los mejores momentos en este año y en los que vienen.
Nos estamos leyendo en el 2013
 
¡¡Un fuerte abrazo!!

05 diciembre 2012

La Raíz del Mal

Autor: José Ignacio Valenzuela
Editorial: Alfaguara

País: México
Año: 2012
Páginas: 378
 Costo:
$239 En Cafebrería El Péndulo








Sinopsis
Ángela ha decidido hacerle caso a su corazón. Ha elegido quedarse en Almahue para amar a Fabián sin temores, sin la condena del malamor sobre sus hombros. Fabián ya no tendrá que recurrir a esos brebajes que aliviaban sólo por momentos los terribles dolores que el hechizo, ahora convertido en un mal recuerdo, provocaba en los enamorados.
Una milagrosa recuperación del árbol, ese monumental árbol que todos los días se secaba un poco más, parece anunciar que por fin Almahue podrá continuar su historia en paz y tranqulidad. Sin embargo, una misteriosa extraña aparece en el panorama y algo hay en ella que es tremendamente inquietante.
Quizá ha llegado la hora en que Rayén cobre venganza. Ella está ansiosa por entrar en acción... ¿Será capaz de destruir Almahue para cumplir la promesa que hace muchísimos años hizo frente a la iglesia donde Ernesto traicionó su promesa de amarla hasta el fin de los tiempos? ¿Acabará también con la historia de amor entre Ángela y Fabián?
OPINIÓN
En definitiva La Raíz del Mal era un libro que esperaba con ansias desmesuradas, y me hace feliz saber que no me decepcionó.
Cuando lees, pareciera que no estás dentro de un libro sino dentro de una película y yo creo que eso le facilita las cosas a los chavos que no están muy acostumbrados a la lectura; el autor te lleva a una montaña rusa de emociones ¡¡¡literal!! yo me ponía el puñito en la mano jaja
La historia es muy buena aunque se dirige a otros temas no tratados en la primera parte; en este libro te surgen muchas preguntas, te formulas posibles finales o ideas que en seguida son destrozadas por el autor porque no deja que tu mente se escape a otro lugar.
Muchos habrán notado el cambio de portada. En particular yo odio que le cambien las portadas a los libros pero por tratarse de este libro no me quejaré en lo absoluto. Esta portada me agrada más que la anterior pese a que esa también me gustaba.
Aquí hay más cursilerías que en el primer libro, no me gusta mucho lo cursi así que esa parte -que no es mucha- me aburrió, pero fui recompensada con creces, en definitiva mi personaje favorito es Rayén pese a que es mala y en segundo lugar Ernesto Schmied (creánme, lloré, lloré como bebé jajaja bueno, no tanto pero su historia es magníficamente rica para leer)
Es necesario leer el primer libro para entender el segundo, pero la continuidad no es exageradamente estricta.  
Si con el primer libro  no te hiciste fan -cosa que dudo- con este libro quedarás enganchado.
Ahora sólo espero que la última parte no tarde tanto en llegar a México (hagan changuitos conmigo porfavor) porque en verdad hay muchas preguntas a las que dar respuesta. y si todo sigue igual entonces el final será épico.


YO LO COMPRARÍA PORQUE...
Últimamente llegan a México muchos libros no tan buenos y con amores medio chafas, en cambio este libro tiene más contenido, mucho más. 
LO QUE ME GUSTÓ
Extrañamente fue el final, porque me dejó un gran signo de interrogación en la frente. (algo que nunca me gusta)
Espero que les guste mucho la reseña
yo me retiro, pero solo por ahora...
NOS ESTAMOS LEYENDO
Ni*


03 diciembre 2012

Días de Cementerio

 Autor: Javier Valdés
Editorial: Suma de Letras

País: España
Año: 2006
Páginas: 183
 Costo: $159 En FCE


SINOPSIS
El protagonista de esta fábula contemporánea es un hombre de negociosos que durante su vida ha conocido el éxito profesional y el dinero.
Tras perder su fortuna por un fraude, al estar perseguido por sus acreedores y después del suicidio de su socio (quien le hereda todas las deudas), huye al sitio donde imagina que nunca podrán encontrarlo: un cementerio abandonado.
Allí, los ancianos guardianes de las tumbas le van relatando las vidas, pero sobre todo, las muertes de los difuntos que se encuentran enterrados.
Nos encontramos con un desfile de extraordinarios personajes comunes:
Eulalio, el gris funcionario público y la modelo de una revista con la que se obsesiona.
Inando, el incrédulo al que se le aparece el demonio para regalarle un deseo.
Lalo, un tipo insoportable tanto en la vida como en el infierno.
También está Elena, a quien el llanto del fantasma de un niño enterrado en el cementerio la hace cambiar el rumbo de su vida.
Tanto vivos como muertos van provocando que el protagonista aprenda dónde reside el auténtico sentido de la vida. Una novela sencilla, entretenida, pero con muchas moralejas. Una historia magistralmente contada, impregnada de humor y con toques de realismo mágico que incita a la reflexión.

OPINIÓN
Este libro me lo prestó mi prima, con quien comparto muchas buenas lecturas...
Ya le traía ganas y aproveché la mañanita para leerlo, se trata de una historia original pese a que me recordó a la película de Macario o el Cuento de Navidad, es entretenida y tiene vastantes episodios que sacan risas.
La lectura es rápida, con un pequeño tinte moralista y católico pero sin ningún fin proselitista.
 Si a ustedes como lectores les espantan las groserías en los libros pues mejor ni se le acerquen, aunque debo acotar que ninguna grosería sobra aquí pese a lo vulgares que pueden parecer, esto es, que tienen un papel importante para entender lo que el autor quiere decir en la historia que está relatando.
el que mi prima me prestó es de pasta gruesa y color amarillo esto, me provocó, desde que lo tuve en mis manos curiosidad.
este libro es para adultos pues se enfoca más a los planes y los cursos de la vida, contiene temas como el amor, la riqueza, la espiritualidad y obviamente la muerte más que la reflexión me pareció ser de superación personal tema que no es mucho de mi agrado.

YO LO COMPRARÍA PORQUE...
se trata de un libro que envuelve en su magia, la descripción es exacta y te ofrece la posibilidad de imaginar con claridad lo que estás leyendo, además los personajes ancianos son muy interesantes.

LO QUE ME GUSTÓ
"Los estimulantes no inventan nada. No crean nada".

"Fíjese usté, tantas palabras se dicen todos los días y ¿dónde están? Casi siempre se escapan. Solamente a veces unas pocas se nos quedan pegadas".

"La capacidad del ser humano para sufrir nunca es demasiada patrón; como tampoco lo es la capacidad de amar. Estas cosas no se miden en medidas de este mundo, patrón;    puede usté estar seguro. Esos asuntos del alma, tan delicados, se tratan en otra parte".

 "-No pierda tiempo, mejor asuma las cosas.
-¿cómo es eso?
-Pues yo veo al pensamiento, digamos, como seguir la calzada para llegar a una cripta. En cambio, asumir es como tomar un atajo. No hace falta recorrer todo el trayecto".
 
"Por alguna razón, existen algunos seres humanos que para funcionar adecuadamente necesitan ser odiados".

"La felicidad no era siempre estar riendo, o tener una isla o un Mercedes Benz ni acostarse con la modelo de la portada de una revista. Nada de eso. La felicidad era algo más sencillo y, por lo mismo, más complejo. Y tal vez se empezaba  a ser feliz dándose cuenta de los milagros del Universo que nos rodea, a todos los niveles".

"Las historias son como las abejas, patrón; cuando van de floren flor se les va pegando el polen. A las historias les pasa lo mismo, se les van pegando anécdotas y un montón de palabras de quien las cuenta".

23 noviembre 2012

Amor, Zombis y otras desgracias

 Autor: José Luis Trueba Lara
Editorial: Alfaguara
País: México
Año: 2012
Páginas: 209
 Costo: $199 en Cafebrería El Péndulo


SINOPSIS

Cambiarse de escuela es una catástrofe casi tan grande coo enamorarse o descubrir que una epidemia zombi amenaza al mundo desde el subsuelo. ¿Estará todo perdido para Jorge Antonio?
Las desgracias comienzan cuando la mamá de Jorge Antonio y su entusiasta padrastro deciden cambiarlo de escuela a la mitad del año. Su nueva escuela se encargará de recordarle que sigue siendo el último eslabón de la cadena alimenticia. Junto a sus nuevos amigos, "UV" y Alicia, Jorge Antonio descibrirá la verdadera amistad, que el fin del mundo está cerca y que el amor va en contra de la lección número uno de cómo enfrentar una invasión zombi: "Si la plaga ya empezó, no te enamores. El fin del mundo te dolerá menos".
El fin de los tiempos está narrado a través de las páginas del diario de Jorge Antonio, de SMS y Chats, de un par de perfiles en Facebook, de las hipótesis del blog de "UV" y de varios videos de Alicia, pero será la voz de alguien, quizá nunca sabremos de quién, la que nos da cuenta sobre aquello que verdaderamente pasa en el subsuelo. Bienvenido a la pesadilla.
OPINIÓN
Realmente este libro no me llamaba la atención, y no es uno de mis favoritos pero no puedo quejarme.
Si Jaime Alfonso Sandoval nos dio unos vampiros muy mexicanos ¿Por qué carambas José Luis Truba no nos iba a dar los zombies? jajaja
Sinceramente la propuesta zombie es muy original y graciosa; ya en sí, el metro de la ciudad de México es tenebroso y ahora con este libro, creo que dudaré  antes de meterme a un vagón de la línea Rosa...
 En cuanto al diseño del libro, me parece que es algo nuevo, no de mi agrado pero estoy segura que es muy didáctico para los chavitos porque se trata de réplicas fieles de la web, especialmente para aquellos que no están muy acostumbrados a la lectura porque sus páginas se pasan rapidísimo.
Creo que más que ser para niños es para Adolescentes, además porque es más fácil que ellos entiendan los azotes existenciales de los protagonistas.
Posiblemente algún zombifan se traumará con este libro o por el contrario terminará detestándolo. En fin, creo que el libro se queda en el que "leí porque no tenía otra cosa que hacer" pero en verdad espero que esto sólo haya sido una probadita de una gran historia que seguramente continuará y superará los achaques adolescentesde sus protas. 

LO QUE ME GUSTó...
Es algo muy fresco, tanto en diseño, como en trama... es divertido y rápido de leer.

Nos estamos  Leyendo
Ni*
 

16 noviembre 2012

Corazón Negro

Autor: Elisa Purceli Guerra
Editorial: Alfaguara
País: México
Año: 2012
Páginas: 362
 Costo: $199 En El Sótano


SINOPSIS
Viola es una chica reservada, una apasionada lectora y la sobrina de la famosa autora de la literatura juvenil Cornelia Wyndham, quien desapareció misteriosamente de la casa que comparte con ella y con sus dos excéntricas tías. Nadie sabe absolutamente nada de Cornelia, excepto que ha dejado incompleto el último volumen de la serie que tiene como protagonista al atractivo Narcissus Spark, vocalista de una banda de rock e ídolo de la juventud.
Culpable por algún día haber deseado que su tía desapareciera, Viola comienza a investigar sobre su paradero cuando, por casualidad o por magia literaria, se topa en la puerta de su casa al guapísimo rockero, recién salido de las páginas del libro que escribía su tía Cornelia. Mollines de chicas morirían por estar en su lugar...
Para que Narcissus pueda regresar a su mundo y Viola logre recuperar a su tía , juntos tendrán que recorrer Londres buscando la solución a distintos acertijos literarios. El primero de ellos los conducirá al cementerio de Highgate, a una de sus tumbas con una peculiar estatua de piedra. Nada menos que un ángel con una extraña inscripción en la muñeca: Corazónnegro.
Viola tendrá que descifrar el secreto detrás de esta palabra para poder resolver el caso y, quizá también, para conquistar el corazón de Narcissus... Antes de que sea demasiado tarde.
OPINIÓN
Mis amadas aves de libre vuelo, terminé de leer este libro hace algunos días pero desgraciadamente la tarea y el final de semestre se me cruzaron, impidiéndome andar seguido por aquí.
Realmente este libro no me llamaba la atención, creía que iba a tener poco contenido, y por esta razón tardé mucho en leerlo.
La portada se me hacía muy emo, pero al tenerlo en mis manos me di cuenta de su bajorrelieve muy coqueto y el fondo de Londres, por lo que le di una oportunidad.
Desde el principio me atrapó, plantea una idea que si  bien no es tan original en el mundo de la literatura, lo es en la forma de plantearla. ¿a qué me refiero? bueno pues nada más y nada menos que los personajes salen de sus libros.
Si, como lo leen; y me atrapó porque estos temas son delicados y si el autor lo hace mal, puede terminar en un completo desastre. Para alegría de todos los lectores apasionados, este libro tiene una gran historia, todo está muy bien explicado y enlazado, tiene coherencia y nunca te esperas el final.
Todos deseamos en algún momento, se Cornelia Wyndham, Viola o ¿por qué no? la bibliotecaria Gertrude.
Ya espero la segunda parte.... Elisa Purcelli sabe cómo dejarte en suspenso...

YO LO COMPRARÍA POR...
cualquier lector apasionado no puede prescindir de este libro, es de esos libros que no te cansas de leer. y porque es para todas las edades y para todos los fans literarios, desde Sherlock Holmes hasta El jardín secreto.

Lo que me gustó:
Viola escucha muy buena música: "Sacó el iPod de la mochila y se puso los audífonos: lo prendió a todo volumen y la voz de Ian Curtis de Joy Division inundó su cabeza".

"Los personajes a veces tienen una voluntad más fuerte que la de sus autores. Si uno no tiene cuidado, hacen lo que quieren"

"Cornelia era la misma: perfecta, elegante, impecable, sonriente, ausente. Con esas ganas de escribir que nunca la abandonaban".

"Viola reponía el libro que ya había leído y escogía otro. Le gustaba ese momento en que tenía que decidir cuando frente a ella se abría un universo de posibilidades, de mundos para explorar y en los cuales perderse, de nuevos personajes que conocer"

"El suyo era un beso más decidido: prepotente, descarado, simplemente fantástico"

Hay otras cosas que me encantaron del libro pero si se las escribo, les arruinaré la sorpresa, espero que lo tengan pronto en sus manos, o que ya lo estén leyendo, diviértanse: disfruten el puente ( en el que, por cierto, se viene el Buen Fin también en librerías yeahhh!!!).
Nos estamos leyendo...
Ni*

27 octubre 2012

Las Ventajas de Ser Invisible

 Autor: Stephen Chbosky
Editorial: Alfaguara
País: México
Año: 2012
Páginas: 263
 Costo: $199 En Gandhi


SINOPSIS
VIVIR AL MARGEN OFRECE UNA PERSPECTIVA ÚNICA. 
PERO SIEMPRE LLEGA EL MOMENTO DDE ENRAR EN ESCENA Y VER EL MUNDO DESDE DENTRO. 
Charlie es un chico realmente especial: lee muchísimo, no sale con amigos ni con chicas y reflexiona sobre el mundo desde un punto de vista muy particular. Su ingenuidad, su incapacidad para relacionarse normalmente y su extrema sinceridad le crean más de un problema, especialmente ahora que su único amigo ha muerto. Conocer a Sam y Patrick, los chicos más populares y vitales del colegio, provocará un giro radical en su vida que lo sumergirá de pleno en la adolescencia.

OPINIÓN
A pesar de estar escrito a manera de Cartas o diario (cosa que no suelo frecuentar porque no me gusta) me atrapó porque no es cansado y no pierde continuidad en el relato.
Es un libro que no necesita mucho tiempo, pero que ofrece muchas emociones.
Realmente es enternecedor y alejado de lo ridículamente cursi. Charlie es quien narra la historia, y eso lo hace especial  porque  te lleva de la mano por todo lo que él siente, piensa sin ser extremadamente descriptivo para que puedas entender las situaciones.
Atención aquellos amantes de los tramas felices, porque entonces este libro no es para ustedes, a menos que quieran terminar en un mar de lágrimas... Bueno, realmente no es taaaan triste, pero si me hizo derramar una lagrimita.
Todos los personajes encajan en perfecta armonía dentro de la historia, a pesar de que en la portada parezca que sólo se trata de Patrick, Sam y Charlie, Existen personajes cruciales para entender a Charlie y su forma de ser.
Lo recomendaría especialmente a mayores de 15 años por los temas que se abordan en el libro.
Algo que me encantó y esto es muy personal (por lo beatlemaniaca que soy): la mención de los Beatles en varias conversaciones. (°w°)
Amé el libro de principio a fin...

 YO LO COMPRARÍA POR..
Hay valores que son más que rescatables y fundamentales: amistad, lealtad, responsabilidad y amor verdadero.
Ayer (viernes 26 Octubre) se estrenó la película y nada mejor que tener el libro antes; Y es que el escritor tuvo mucha participación en la película, así que, a diferencia de muchas otras películas sacadas de un libro, considero que esta tendrá más esencia literaria. ¿Cómo saberlo? leyendo el libro.

 Lo que me gustó:

"Charlie, aceptamos el amor que creemos merecer."

"Me parece mal que cuando un chico mira a una chica y cree que su forma de mirar a la chica es mejor que la chica en sí misma."

"Y me besó. Fue el tipo de beso del que nunca podría hablar en voz alta con mis amigos. Fue el tipo de beso que me hizo saber que nunca había sido tan feliz en toda mi vida."

"Craig dijo que el problema es que todo el mundo siempre compara a todos con todos, y eso le quita mérito a la gente..."

"Es como mirar a todos los estudiantes y preguntarse a quién le han roto el corazón ese día, y cómo puede arreglárselas además con tres exámenes y una redacción."

Espero que les guste tanto como a mí
Nos estamos leyendo
Ni*

16 octubre 2012

muñeca II


Habían pasado tres años desde la desaparición de Andrea Luján. En ese tiempo acababa de graduarme de la academia e ingresaba al departamento como archivista, al parecer los policías de generaciones mayores que la nuestra, no permitían que ni mis compañeros ni yo nos acercamos a las investigaciones, ni siquiera, para leer los expedientes; por esa razón me enteré muy poco del asunto. eso si, la foto de esa chica apareció en todos los periódicos,  noticieros y en las calles. Sus padres desplegaron todo un operativo de búsqueda. Mis superiores intentaron desaparecerlos de la escena diciéndoles que lo más seguro era que la muchacha había escapado con su novio, y era posible, dado que el tal Alexander Kaplan había desaparecido dos semanas antes, dejando completamente vacío su departamento, la sospecha se hizo seguridad cuando compañeras de Andrea Luján aseguraron que ambos mantenían una relación amorosa desde el tercer semestre de la carrera, poco después de que éste se integrara a su grupo. “No se trata mas que de caprichos de niñitos ricos y consentidos” escuche decir al que en ese entonces, era mi jefe.

Todos en el departamento sabíamos que no se trataba de un juego o un berrinche, lo sentíamos, podíamos olerlo cada que sus padres entraban a amargarnos el almuerzo preguntándonos por novedades; y por supuesto que ellos tampoco lo creyeron, estuvieron atosigando a mi jefe aún varios meses después de haber dado por cerrado el caso. Creo que el cansancio y la impotencia derrotaron su espíritu, un año después leí el obituario de su madre. Las desgracias para esa familia fueron como bombas que una a una terminaron por acabarla. Con la gran búsqueda de su hija habían quedado prácticamente en la ruina, y cuando la destrozada madre enfermó de cáncer no se pudo hacer nada para salvarla, o al menos eso me contó doña Sarita, la secretaria de mi jefe y el paño de lágrimas en repetidas ocasiones de los padres.

Mis superiores no pusieron mucho interés en ese caso, pero si hubieran puesto todas sus energías en resolverlo, nos hubiéramos evitado tanto sufrimiento, durante todo este tiempo… Aunque bueno, nadie hubiera sido capaz de hacerlo hasta encontrarse en mi situación:

Corría el mes de Septiembre, yo acababa de ser ascendida tras la jubilación de mi jefe. Apenas comenzaba el festejo por ya no tener que soportar al odioso y gritón de mi jefe, cuando una llamada transformaría la vida de todo el departamento de policías. Una chica de aproximadamente 23 años había desaparecido sin dejar ni una sola pista.

Nos dirigimos a la casa, la madre estaba caminando de un lado a otro y miraba de hito en hito por la ventana, tenía los ojos hinchados de tanto llorar, el cabello alborotado y parecía un animal enjaulado propenso a sufrir un ataque de nervios en cualquier momento. Me presenté y comencé a hacerle las preguntas de rutina; apenas y podía contestarme, sollozaba desesperadamente, mi pecho se apretaba al verla en ese estado. “Usted nunca podrá llegar a ser como yo” recordé las palabras de mi jefe “No tiene la fuerza para cumplir con esta labor, en este trabajo se necesita dejar a un lado el corazón y el estómago”. Me puse de pie.

 -Mi Edith nunca se escaparía señorita. Es una buena muchacha – Musitó la madre antes de ponerse a llorar con mayor intensidad.

Comenzamos a investigar la habitación de la desaparecida. La ventana que daba al patio estaba completamente abierta. La cama deshecha y todo parecía en su sitio, abrí sus cajones y todo estaba en perfecto orden. En su escritorio había bastantes cajitas de decoración, las abrí una por una, encontrando en ellas clips, gomas, tarjetas post-it y demás utensilios escolares. Uno de los cajones del mueble llamó mi atención, tenía una chapa que denotaba la antigüedad del escritorio, la llave estaba pegada y lo abrí, es su interior había una rosa marchita, tenia un listón negro amarrado, la saqué para poder seguir viendo el interior del cajón, una pequeña hoja se desprendió del listón <<por siempre mía>> decía. Se la entregué a Cristóbal para que la metiera en una bolsa de evidencia.

-¿No se supone que el lugar de una como esta es en un florero? –Preguntó

-Al parecer fue regalada ya marchita, mira el listón y la nota

-¡Que tétrico! Y yo que pensaba que la muchacha era todo menos “dark”

-Puede tratarse de una mala broma, o de un acosador. De otra forma no estaría en este cajón–Continuamos con nuestra búsqueda. -Encontré cartas muy extrañas y con un desagradable aroma, el papel  era muy grueso, en su interior había frases acosadoras como <<ya eres mía>>, <<cada vez estoy más cerca de ti>> y <<no tiene caso que te resistas>>, debajo de estas leyendas había extraños símbolos dibujados con lo que a primera vista parecía tinta café, más abajo había una rúbrica extraña, larga y de la que sólo pude identificar una K en lo que parecía ser el apellido.

-Dafne tienes que ver esto –Dijo Cristóbal serio, enseguida me acerqué a la cama mientras mi compañero levantaba las sábanas.

-Es orina.

-No creo que se haya ido de casa por mojar la cama. Digo, ya es muy grande para hacerlo pero con un cambio de sábanas se hubiera solucionado todo.

-Cristóbal cállate, si la madre te escuchara nos meterías en problemas a todos. Sigue revisando ese cajón, yo iré a revisar el baño. –Cuando entré a la blanca habitación un intenso olor a rosas se adentró inmediatamente en mi garganta provocando tos. Todo parecía estar exactamente en su sitio. Junto a la regadera había una botella de limpiador y un cepillo.

-Eso no es de mi Edith, señorita, ni siquiera es la marca que usamos. –Inmediatamente miré a la madre.

-señora, estamos haciendo una investigación y usted no puede estar aquí, por favor acompáñeme.

-ella odia el aroma a rosas. Alguien perfumó este lugar. –Afirmó la mujer aún más angustiada -¿Y si esa persona se llevó a mi niña? ¡Ay Dios mío! –la mujer se llevo una mano a la boca

-Venga conmigo señora –la tomé por la espalda para sacarla de la habitación mientras miraba a Cristóbal –Cuénteme más sobre su hija, ¿Le dijo de alguien que la molestara? ¿Tuvieron alguna pelea?

-Dafne, ya interrogamos a todas las amigas de Edith Jiménez. Todas coinciden con la madre en que no tenía enemigos a excepción de una cosa: un hombre intentaba conquistarla. Dicen que frecuentaba la escuela continuamente, de un mes para acá puso especial interés en Edith pese a la negativa de ésta por caer ante sus galanterías. Tal vez se trate del secuestrador.

-¿Y el nombre? ¿Alguna dio una descripción?¿Alguien vio que le entregara las cosas que encontramos en la habitación?

-El hombre es alto, musculoso, cabello negro, piel blanca y ojos grandes, labios delgados; según algunas, se trata de un hombre atractivo, está cerca de los 25 años, tiene una cicatriz cerca del oído derecho y, escucha esto, en todas las veces que se apareció por la universidad llevaba vestimenta negra.

-¿Te dieron algún nombre?

-Solo que se llama Ewan

-Cristóbal tenemos que dar con ese sujeto, la muchacha puede seguir con vida. Todo apunta a que ese hombre sea el responsable de esto.

En ese momento mi celular sonó, al contestar la madre de Edith estaba ahogada en llanto “tiene que venir” fue lo único que puede entender. Colgué y enseguida salí junto a Cristóbal, ambos sabíamos que se trataba de algo importante.

Al llegar, la mujer salió a nuestro encuentro, tenía una hoja en la mano:

Mamá si estás leyendo esto es porque sucedió lo que yo temía, lleva todo lo que está en mi cajón a la policía, diles que son de Ewan Kaplan y por ningún motivo abras la puerta si no sabes de quien se trata. Estoy segura que tendrás la fuerza para superar esto. Te amo.

 Edith.

-¿Quién le dio esto? –Le pregunté a la mujer que había entrado en una crisis nerviosa

-Cuando Edith era niña le gustaba dibujar –Paró un momento a causa del llanto – Ella siempre me dejaba sus dibujos debajo de una bailarina de Ballet que hay en mi habitación, hoy por la mañana, vi la hoja de papel, no le había dado importancia porque Edith dejó de hacerlo hace muchos años. Esa es la letra de mi hija señorita, estoy segura. –La mujer irrumpió en llanto de nuevo.

-Encárgate de investigar todo acerca de ese hombre –Dije a Cristóbal mientras daba a la mujer un pañuelo

-¿ese hombre le hará daño a mi hija? –preguntó la mujer aún llorando.

-Su hija fue muy valiente al acusar a su agresor señora, le prometo que vamos a dar con ese sujeto.

Cristóbal entró a mi oficina como un torbellino, había algo en su rostro que anunciaba un hallazgo. Entró con un fólder en las manos.

 –Dafne no hemos encontrado nada de ese tal Ewan Kaplan pero… –Su voz se cortó para tomar una bocanada de aire y seguir con su narración. –Estaba seguro de haber escuchado ese apellido antes, pero no recordaba en donde, comencé a buscar en los expedientes viejos y encontré esto.

Arrojó sobre mi escritorio el folder, al abrirlo descubrí que se trataba del caso de Andrea Luján, comencé a hojearlo. Había una fotografía de Andrea y tras ella una de Alexander Kaplan.

-Coincide con la descripción de Ewan, Cuando Alexander desapareció tenía casi 20 años, encaja perfecto con nuestro sospechoso. Dafne, yo fui parte de esa investigación y hay algunas coincidencias en ambos casos. Por ejemplo, encontramos una rosa en el bote de basura de la casa, estaba cubierta de sangre seca de un animal. El comedor  tenía un asfixiante olor a rosas pero la madre declaró que no usaba aromatizantes porque su esposo era alérgico a ellos. Si Alexander Kaplan es Ewan entonces Andrea Luján no huyó de su casa como todos pensamos en ese tiempo y estamos apunto de dar con el secuestrador de ambas mujeres.

Después de asegurarnos de que el hombre que buscábamos era Alexander Kaplan, desplegamos un operativo de rastreo que parecía eterno. Por fin, y después de dos meses, el dueño de un negocio cercano a la escuela a la que acudía Edith Jiménez, lo vio platicando con una joven y de inmediato lo reconoció; poco tiempo nos bastó para enterarnos de la identidad de su posible nueva víctima y la interrogamos. La chica no paraba de llorar y tras varios minutos de preguntas sin respuesta, dijo absolutamente todo lo que sabía:

“Conocí a Ewan hace poco, es bueno y muy guapo pero se fijó en Edith y no en mí. Como ella desapareció pensé que podía lograr que se fijara en mí, pero no dejaba de hacerme preguntas acerca de ella. Yo le dije que no sabía nada, y era cierto, en la escuela los maestros nos evaden cada que les preguntamos por ella, así que dejó de preguntarme. –En ese momento recordé a mi antiguo jefe: <<Ustedes las mujeres no sirven para este trabajo, son muy chismosas, muy argüenderas, y lo peor de todo, muy cursis. Ser policía es para hombres, porque nosotros no nos andamos con esas idioteces.>> Recordé también cómo se intentaba inútilmente subir el pantalón, mientras su enorme abdomen se lo impedía y el peso de la pistola lo regresaba al mismo sitio.

-Un día me llevó a su departamento…, pero no hicimos nada malo, me enseñó su colección de animales disecados que la verdad, a mí me dan mucho asco, y también todos sus libros… pero esa no era su verdadera casa, ahí solo guarda algunas cosas y duerme cuando va a verme a la escuela.

-¿Cómo sabes que ese no es su verdadera casa? –Pregunté fingiendo curiosidad inocente mientras me sentaba frente a ella con la plena seguridad que cada una de las palabras de esa jovencita ayudarían a resolver el caso.

-Pues porque lo seguí –Respondió con acento de obviedad que enseguida se convirtió en nerviosismo al verse delatada. –Es que… es que… bueno, no lo seguí, estuvimos a punto de besarnos pero él me dijo que tenía cosas que hacer y que ya era tarde, salimos de su departamento y comenzó a caminar. Ni siquiera se despidió de mí.  Yo sabía que él todavía pensaba en Edith, y si no, quería saber que cosa era más importante que yo. ¡Yo que tanto lo quiero!

-¿Y qué pasó después?

-Pues que llegó a otra casa, una de verdad, muy grande, casi una mansión al no ser porque es muy vieja. Entró y se quedó ahí toda la tarde… Al principio pensé que iba a trabajar o algo así, pero no había nadie más ahí, y él lleva siempre las llaves de esa casa junto a las de su carro. Me enojé mucho porque pensé que se había quedado de ver con alguien, incluso llegué a pensar que con la misma Edith, porque según me dijo doña Elena, ella se había escapado de su casa, pero nadie llegó, y si le digo nadie, es nadie…

-¿Pero no creíste que tal vez la persona que iba a ver ya lo esperaba dentro de la casa? -La interrumpí.

-Pues claro que sí, ¡si no soy tan tonta! Por eso me asomé por una de las ventanas y lo ví cocinando. La verdad yo me fijé bien en toda la casa, y le puedo jurar que no había nadie con él, además el me lo juró.

-¿Cómo que te lo juró?

Ah! Pues es que como estaba bien fijadita en lo grande que era la casa y en encontrar a la mensa de Edith con él, pues que voltea y me ve.  

-¿y qué pasó?

-Pues salió muy enojado, me gritó que qué hacía ahí, y otras cosas. Yo me puse a llorar por el susto y le dije la verdad, le dije que estaba muy celosa de esa Edith que ni lo quería, mientras que yo si lo quería y mucho. El me abrazó, luego me dio un beso y me llevó a mi casa. Ah pero eso sí, antes me juró que estaba solo y que esa era la casa de su papá que yo no debía volver ahí jamás y que si yo lo obedecía entonces pronto sería mi novio.

Me levanté como si tuviera un resorte, esa joven locamente enamorada me dio un poco de lástima, el tipo sólo la había utilizado, de haber sabido la razón por la que buscábamos a su amor platónico en ese mismo instante hubiera caído del acantilado más alto que existe y se llama corazón roto.

La joven tenía razón, en el departamento no vivía absolutamente nadie, ni siquiera había cama. La cocina estaba vacía, no había ni un trasto ni restos de comida. El ardor en mi garganta apareció de nuevo gracias al penetrante olor a rosas. Grandes libreros adornaban tres de las paredes del departamento, en sus repisas bajas había libros acerca de anatomía humana, en las repisas más altas había, gatos, armadillos, aves y otros animales disecados. Frente al muro que estaba descubierto y que albergaba la única ventana que iluminaba el interior, había un diván rojo, junto a él, una mesita de noche con una lámpara y un libro con la esquina superior de la página 78 doblada. La única habitación del departamento estaba cerrada con llave; Cristóbal rompió la cerradura de una patada, al entrar encontramos cuadros pegados en diversos puntos de las cuatro paredes que conformaban la habitación, todos ellos eran de óleo, realmente no había ningún tipo de arte en ellos, pinceladas rojas y negras componían cada uno de los  cuadros.

Cada uno de los sitios de ese departamento estaba en perfecto orden, el lugar había sido cuidadosamente limpiado y ninguna cosa a excepción del libro de la mesa de noche, parecía fuera de lugar. Cristóbal y yo salimos en busca de Alexander Kaplan, estábamos convencidos de encontrarlo en la mansión.

Cuando llegamos encontramos un gran jardín seco y sin rastros de haber sido cuidado al menos en años.se trataba de una casa sumamente vieja, tal y como la joven interrogada la había descrito. Al entrar el olor a rosas nos dio la bienvenida, gritamos policía pero la respuesta fue un electrizante silencio. Todo, al igual que el departamento estaba ordenado y limpio, una hermosa sala beige convertía el lugar en algo acogedoramente siniestro en compañía de un comedor europeo hecho con una fina y oscura madera; sobre la mesa había un plato y una copa limpios, junto a ellos un tenedor y un cuchillo que, en conjunto, esperaban ser ocupados en la cena.

Unas largas escaleras conducían hacia el segundo piso de la enorme casa y hacia una biblioteca en la parte baja, muy cerca de los cimientos; por mucho, era más amplia que la que se hallaba en el departamento. Cristóbal volvió de la cocina, sus ojos me dijeron que no había nadie en ella, miré hacia las escaleras, estaba segura que encontraríamos a Kaplan arriba, comenzamos a subir, en cada escalón mi corazón aumentaba la velocidad de sus latidos. A mi mente vino la imagen de mi jefe: <<Cuando sea capaz de dispararle a un hombre, ese día va a ser digna de portar una placa, pero como las mujeres son débiles y cobardes por naturaleza, pues no creo que sepa ni siquiera cómo agarrar una pistola>> el muy maldito jamás había herido a nadie con su arma, en la estación se rumoraba que la única vez que de su pistola había salido una bala, fue porque al guardarla sin ponerle el seguro se había disparado en la pierna, por supuesto que nadie de nosotros le había preguntado, el hacerlo nos habría costado el trabajo y la profesión, pero un ligero rengueo cuando se sentía cansado, nos daba un atisbo de seguridad sobre la autenticidad del rumor.

Al llegar arriba abrí, la primera puerta, se trataba de una habitación olvidada, llena de polvo y completamente vacía. Supuse que se trataba de una habitación para huéspedes, pero me cercioré que hasta debajo de la cama, no hubiera nadie. Cristóbal, que se encontraba tras de mí abrió la siguiente puerta, entró con la pistola por delante a lo que parecía la habitación de Kaplan, cubría su espalda, el entró al baño mientras yo abría el gran ropero, todo estaba intacto, como si la habitación de huéspedes llena de polvo, fuera un universo completamente distinto al resto de la casa, en la habitación había una ardilla, un búho, un perro, un zorro e incluso un mono, todos estos animales habían corrido la misma suerte que los que se encontraban en el departamento. Sentí cómo mi estómago se hacía un nudo, mi frente empezó a sudar, Cristóbal me señaló otra habitación, cuando nos dirigimos a la puerta pude ver una caja de cristal colgada en la pared, en su interior había una colección de instrumentos quirúrgicos muy antiguos y otros tantos oxidados muchos de ellos me parecieron instrumentos de tortura.

La última habitación estaba cerrada con llave, creímos que ahí se encontraba Kaplan, tiramos la puerta al patearla pero no había nadie, El  lugar también estaba limpio aunque parecía que nadie había estado ahí desde hacía varios años. El único objeto que estaba en las paredes era una fotografía en blanco y negro que por lo vieja se tornaba en un color amarillo, era de un hombre de edad adulta, cabello negro y lentes redondos, tenía un bigote muy al estilo de los años 30 y enmarcada en una bata blanca había un corbata que lo hacía ver como alguien de bastante prestigio.

Sobre la cama, había un traje café oscuro acompañado de una bata que con el tiempo se percudió, los lentes redondos de la fotografía estaban también en la cama, debajo de ellos había unos guantes de látex. En conjunto, todos esos objetos y prendas parecían un altar que hizo que mi columna se estremeciera hasta ponerse completamente erguida.

La casa ya parecía completamente sola cuando encontré otras escaleras, esta vez mucho más angostas que las que nos había llevado a las habitaciones. Entré despacio, algo dentro de mí gritaba que me detuviera, que parara y corriera escaleras abajo. Callé esa voz pasando saliva y cuando por fin estuve adentro, deseé con todo mi ser haber escuchado a esa voz interior.

Continuará...