10 junio 2019

MI NEGRO PASADO


"El amor es eterno, viaja, se transforma, pero siempre vuelve. Renace cada día en otros cuerpos, en otras bocas, en otras manos y hay que agradecerlo".

Autor: Laura Esquivel
Editorial: SUMA
País: México
Año: 2017
ISBN: 978-607-315-908-1
Páginas: 216
 Costo: $299  e-book: $179  en Gandhi

SINOPSIS

Mi negro pasado, continuación de Como agua para chocolate, es una defensa de la independencia femenina, y la mejor receta contra los males de nuestros días: el desarraigo, la obesidad y el consumismo vacío.
María, adicta a la comida, sufre el injusto fin de su matrimonio, en mitad de una avalancha de reproches racistas y machistas.
Desecha, recibe de manos de Lucía, su abuela por mucho tiempo ausente, el diario de Tita. Al adentrarse en él, descubrirá insospechados secretos familiares, la capacidad del espíritu humano para volar alto gracias a la alquimia que transforma los ingredientes naturales en alimento y un sentido de pertenencia jamás experimentado.
La voz de María, de la misma estirpe guerrera que las mujeres De la Garza, continuará tejiendo la saga familiar. La protagonista deberá sortear los baches filiales, al tiempo que gana confianza en sí misma. Este proceso la llevará a crear una conexión inquebrantable con Tita y todos sus ancestros, y logrará así la reconciliación de cuerpo y mente. Un renacer a la vida. Pero el verdadero dilema será cuando María experimente otra vez el más profundo de los sentimientos: el amor.
Mi negro pasado es una novela que no dejará indiferente a nadie, la épica de varias generaciones de mujeres libres y apasionadas que nos enseñan a vencer las adversidades.

¿QUÉ ENCONTRÉ?

Asediada por todos, María encuentra consuelo y apoyo en su abuela Lucía, quien le dejará la mayor herencia de la vida: antiguas fotografías familiares, un diario viejo y una receta para hacer cerillos.

OPINIÓN

Me cuesta mucho reseñar este libro porque aunque me gustó no me parece indispensable dentro de la historia de Como agua para chocolate.
Se trata de la tercera entrega de esta historia que inició con el amor de Tita y Pedro pero que con el tiempo se ha ido desdibujando y terminó siendo un libro mitad superación personal, mitad novela corta.
María es una mujer sola y triste con muchos conflictos que de pronto se ve en la causalidad de vivir con su abuela y aprender de ella costumbres familiares y uno que otro secreto, ahí es donde encuentra su centro y descubre el más inmenso amor.
Hasta ahí la historia va muy bien, y de hecho es una propuesta muy interesante, sin embargo, desde mi perspectiva, está muy forzada a encajar con Como agua para Chocolate, si bien se trata de los descendientes de la familia De la Garza no creo que haya sido necesaria la excesiva mención que se hace a lo largo del libro.
El problema no es Mi negro pasado, el problema es que Como agua para chocolate fue una historia tan completa que no necesitó nunca una continuación. Como lectores reímos, lloramos y amamos con ella, y nos quedamos satisfechos con cada platillo.
A diferencia del Diario de Tita donde tuvimos un más allá de la historia y vimos fotografías, y nuevos pensamientos y sentimientos de Tita, este libro se queda insípido, como que le faltó ajo y cebolla o pasar más tiempo en el fuego. Curiosamente, lo que se critica en este libro es la comida procesada y rápida que no nutre y se termina convirtiendo en eso: un platillo bueno pero que no te roba el corazón.
Me quedé con una sensación de hambre con esta novela porque me hizo falta conocer más a los personajes, las situaciones que vivían y la forma en que se relacionaban entre sí, porque de la única que tenemos eso es de Lucía, pero no es suficiente ya que nuestro personaje principal es María.
Todo se pasa como un suspiro y eso me hace pensar que esta novela fue solamente un truco publicitario sin pena ni gloria, así que no lo recomiendo, a menos que seas muy fan de la historia. Aunque, a decir verdad, de haber sabido, yo me lo hubiera ahorrado.
Nos estamos leyendo...
Ni*

20 mayo 2019

AUSENTES

"Todo lo que cualquier persona está tratando de hacer es seguir adelante a partir de su propia espantosa situación o de la carga que lleva".


Autor: Tara Alterbrando
Editorial: SM
País: México
Año: 2018
ISBN: 978-607-24-2751-8
Páginas: 483
 Costo: $279  e-book: $199  en Gandhi

SINOPSIS
Once años atrás seis niños de kínder desaparecieron sin dejar rastro.
Durante esos años sus padres y todo el pueblo los buscaron con desesperación, se resignaron y, finalmente, algunos siguieron adelante con sus vidas... hasta que un día cinco de esos pequeños regresaron, a salvo, convertidos en adolescentes, pero sin recordar dónde estuvieron, quiénes era, y tampoco si recordar dónde estuvieron, quiénes eran, y tampoco sin recordar a Max, el niño que no regresó.
Ahora todos necesitan respuestas, sobre todo la hermana de Max, Avery, que lo quiere de regreso, vivo o muerto, y buscará por todos los medios resolver la incógnita.

¿QUÉ ENCONTRÉ?
Avery ha vivido rodeada de medios, periódicos y en busca de pistas, era muy pequeña, pero lo recuerda muy bien, los años no le han permitido olvidar que Max, su hermano, desapareció. 
Ahora, los niños con los que su hermano desapareció han regresado, pero no pueden darle respuestas. ¿Qué puede hacer Avery para recuperar su vida, para recuperar a sus padres y para recuperar a Max?

OPINIÓN
Conocí este libro por una de mis alumnas, desde que lo vi me llamó la atención su portada así que lo compré casi de inmediato.
La sinopsis es muy antojable, Ausentes es una historia sobre el dolor de perder a alguien y de la incertidumbre de no saber qué le pasó, si está vivo o no. La historia está contada desde las voces de Avery, Lucas y Scarlet así que no te perderás.
No  creo que este libro se convierta en tu favorito pero si que te tendrá un rato atrapado y generando teorías. Eso sí, prepárate para llorar, desesperarte y dudar.
La historia me atrapó pues no se sabe nada de la desaparición, por si fuera poco, el drama aumenta porque los niños desaparecidos son seis y todo ocurrió en su primer día de clases en el kínder, ahora que han regresado falta uno pero nadie lo recuerda. 
Poco a poco iremos conociendo lo que ocurre con cada involucrado, tanto desaparecido como familiar; sabremos lo que sienten y lo difícil que es aceptar que les han robado gran parte de sus vidas y no podrán recuperarlas.
Lo que no me gustó de la historia es que quedaron algunas cosas sin resolver, sin embargo, creo que ese es la belleza del libro pues te conviertes en un familiar más de los desaparecidos y de alguna forma, así como ello se quedan sin saber muchas cosas, el lector experimenta lo mismo. Con este libro hay que estar preparado para la frustración.
Avery a veces me desesperaba, sin embargo es quizá el personaje más real de toda la historia y llega un punto en el que la pobre no obtiene respuestas por más que se esfuerza. Además, desde que Max no está, ha quedado huérfana pues el dolor de sus padres los ha evadido de la realidad.
Algo que también me gustó es cómo poco a poco vas conociendo la situación de cada personaje, sus dificultades para adaptarse, lo que tuvieron que pasar durante la desaparición, y la forma que cada uno de los familiares trató de "superar" la desaparición de sus hijos.

YO LO COMPRARÍA PORQUE...
Para poder explicar lo que sienten piensan los personajes el texto está escrito de cierta forma alusiva a esa idea. Podemos encontrar un espiral de palabras que nos están contando que el personaje está mareado o letras que brincan porque está agitado. 

LO QUE ME GUSTÓ...
"Olvidar quería decir no saber, implicaba ignorancia, significaba tal vez cometer los mismos errores una y otra vez".

NOS ESTAMOS LEYENDO...
NI*

19 mayo 2019

No quiero tu admiración, quiero tu comprensión

Si miro a los dos últimos años puedo ver mucho dolor y no puedo creer que haya transcurrido tanto tiempo en un solo parpadeo...

Mi madre supo que tenía cáncer de seno, yo estaba con ella cuando eso ocurrió y ahí, justo en ese consultorio, muchas cosas en nuestras vidas se quebraron como una copa de cristal cayendo al piso.
Ni siquiera ahora que ella se encuentra bien puedo decirlo (o escribirlo) sin que se me llenen los ojos de lágrimas al recordar todo ese proceso.

Creí que la muerte de mi abuelo era la cosa más dolorosa que me había pasado ¡y estaba tan equivocada! Al principio mi reacción fue: ¡Vamos! una nueva prueba que tenemos que superar, sobre todo porque el golpe para mi mamá fue muy doloroso. En ese momento ninguna de las dos sabía lo que nos esperaba: las quimioterapias, los momentos de dudas, de confusión, de tristeza, de enojo, la cirugía.

Las personas más cercanas estuvieron ahí, todas dispuestas a ayudar, apoyando y sosteniéndonos de diversas maneras, creo que jamás tendré como pagar ese soporte, porque sin su ayuda yo me hubiera diluido. Vi tantas cosas pasar por mi cabeza, la posibilidad de perder a mi madre, de una vida sin ella, de que se curara, de vernos victoriosas, de poder dar testimonio en un futuro, pero ¡Rayos! ¡Qué difícil fue! y ellos estuvieron ahí.

Es algo que no le deseas a nadie y esperas que superen todos los que están en la misma situación. Te cambia la vida, valoras todo, tu alimentación, los auto cuidados, el tiempo, y, sobre todas las cosas, la compañía de las personas, sus oraciones (sean de la religión que profesas o no), valoras cada segundo.

Ahora, con el paso del tiempo suelo escuchar frases como "¡Qué fortaleza tuvieron!" "tu mamá es una guerrera" "¡Qué admirable!" y la verdad lo agradezco porque sé que lo dicen con sinceridad y porque son personas que nos aman. Sin embargo, esas palabras me duelen mucho, porque este trago tan amargo que pasamos no fue una elección. Jamás imaginamos que tendríamos que tomarlo. Fue difícil aceptarlo, aprender a vivir con él.

No creo que exista un ser supremo que seleccione a los más fuertes o a los más aptos para ese tipo de pruebas, ¿qué Dios lo haría? ¿En qué se basaría? Había días en los que rezaba porque se acabara, en los que sentía que no podía más, en los que hubiera dado cualquier cosa por decir ¡Hey! me bajo de este tren, ya no puedo más. Pero ni modo, había que continuar, lo único que quedaba era camino por recorrer y mi madre daba los pasos más difíciles.

Ella perdió su cabello, perdió su fuerza, perdió su seno. Tengo que decirlo: mi mamá no es fuerte, yo no soy fuerte, y si hubiera existido una forma de evitarlo lo habríamos hecho. Al costo que fuese. Siempre he dicho que soy la persona más miedosa del mundo y pensar en todas las cosas que ocurrían me llenaban de terror, y aún así tenía que estar fuerte para ella, quería darle amor, salud.

Creo que los que vivimos una experiencia como esta, damos lo mejor de nosotros mismos. Aún cuando eso sea enojarnos, alejar a la gente, llorar, deprimirse o ser positivos. Este tipo de enfermedades jamás avisa, no hay síntomas, simplemente un día un doctor está frente a ti y te lo dice, "tienes cáncer". ¿Quién puede o tiene la capacidad moral para juzgar las reacciones de la gente al recibir esas noticias?

Hacemos lo que podemos, no luchamos ni somos valientes. Nos negamos a escuchar, queremos huir.  Solo queremos comprender, entender qué es lo que está pasando, por qué es tan rápido y tan doloroso cada paso, queremos saber por qué pero no hay respuesta. Un enfermo de cáncer no espera ser admirado, solo que se pase el dolor.

Si pudiera cambiar algo cambiaría esa perspectiva de las personas. Ojalá comprendan  y tengan compasión. Si hay una persona enferma de cáncer cerca de ti solo mantente presente, brinda compañía y comprensión. 

Si hay furia, llanto, reclamo o confrontación comprende algo: no, no es algo personal. No, no es coraje. No, no es depresión, o ausencia de Dios; es esa necesidad de entender qué es lo que está pasando, porque si hay algo que te arrebata el cáncer es eso, tu seguridad, tu estabilidad.

Conforme pase el tiempo, el enfermo de cáncer irá comprendiendo o dándole sentido a lo que está viviendo. Sí, puede verse a si mismo como un guerrero, sí, puede y tiene derecho a pensar que el mundo se le acabó, sí, puede minimizar su padecimiento o puede reaccionar de cualquier otra forma, solo sé paciente y escúchalo. 

Apoya en lo que puedas y hazle saber que estarás ahí cuando te necesite. Si estás cerca de un familiar de alguien con cáncer, también escúchale y ofrécele ayuda, a veces el cuidador también necesita cuidado y compañía.

17 enero 2019

DIABLO GUARDIÁN

"Los senos son como el dinero, ninguno acepta que los necesita pero ninguno deja de pensar en ellos. Una mujer con el escote en su lugar tiene todas las armas para mover al mundo".

Autor: Xavier Velasco
Editorial: DeBolsillo
País: México
Año: 2017
ISBN: 978-607-313-135-3
Páginas: 527
 Costo: $169.15  e-book: $229  en El Sótano

SINOPSIS
Violetta tiene quince años cuando cruza la frontera con más de cien mil dólares robados a sus padres, asimismo excelentes amigos de lo ajeno. Azarosamente desembarcada en Nueva York, sobrevive durante cuatro años a todo tren. 
Para mantener ese ritmo acelerado, todavía más por el polvo blanco que introduce por su nariz en cantidades generosas, aprende a enganchar hombres en lobbies de hoteles lujosos. 
No sabe, ni le interesa, la cantidad de leyes, límites y preceptos a los que pasa por encima. Tampoco sabe que Nefastófeles, el supuesto rico heredero que la deslumbra, será como una daga clavada en su bella espalda hasta que, ya de vuelta en México, se topa con Pig, y llegue entonces la hora del Diablo Guardián. 
Pero lo que Violetta sí sabe es que es tiempo de arrojar los dados y cerrar los ojos casi con ganas de que a todo se lo lleve el diablo.

¿QUÉ ENCONTRÉ?
¿Qué sabes de New York? ¿Hasta dónde llegarías por un nuevo futuro? 
Violetta se ha cansado de soñar y de pegar recortes en su clóset, ella quiere experimentarlo todo. ¿Qué mas da que no tenga papeles? ¿Qué mas da que tenga que vivir con el mismo diablo? De todas maneras nada puede ser peor que ser prisionera en su propia casa.

OPINIÓN
Este libro me había perseguido desde hace algunos años y fue hasta que vi que se iba a estrenar la serie en Prime que dije tengo que conseguirlo ya. 
Al principio me costó mucho conectar con Violetta, de hecho, dudé en dejarlo pero si algo tiene Violetta es que una vez que comienzas a leerla ya no puedes soltarla. Viajar con ella es como ir a 150 km/h.
Por otra parte tenemos a Pig que parece que no tiene nada que ver con Violetta, es un niño con un pasado muy triste pero del que no puedes sentir pena por todas las diabluras que hace desde pequeño.
Lo interesante del libro es que todo el tiempo estás con la duda ¿En qué momento el camino de estos dos se encontrará? ¿Cómo será? ¿Qué ocurrirá? y en cierto punto sospechaba que habría rayos y centellas cuando esto ocurriera.
Creo que Diablo Guardián habla de la soledad en todas sus formas. Muchas veces me sentía mal con las cosas que decía y hacía Violetta, pero con la llegada de Nefastófeles comprendí muchas de estas cosas.
Hablando de Nefastófeles, me pareció un personaje tan horrible como especial e inolvidable, hay una parte en la que Violetta narra cómo éste, buscaba en el diccionario insultos para ella, lo que me pareció  patéticamente gracioso pero también malvado.

YO LO COMPRARÍA PORQUE...

Es un libro altamente recomendable, es una inyección de adrenalina desde el principio hasta el final.

LO QUE ME GUSTÓ

"La tragedia de todos los ojetes es que sus hijos salen más ojetes que ellos".

"Creo que por eso Dios me ha ayudado más a mí. Porque yo no presumo de ser amiga suya".

"Hay cosas que a los adultos no se les puede contar. Tampoco cuando crecemos y nos volvemos adultos, pues para entonces ya hemos aprendido a arreprntirnos de haberlas pensado, creído, temido, y así las enterramos en el subsuelo de la memoria: donde nunca hay porqué rascar".

"A otra su primer beso le sabe a miedo, a lujuria, a romance, a soy la más feliz. A mi me supo como a sello en el pasaporte". 

"Cada vez que confías en alguien estás tirando dados. Puedes saber cuáles son tus probabilidades con los dados, pero no con la gente".

"Nunca le creas al dinero. A todos los engaña, pero a nadie tanto como al que lo trae cargando".

"Qué lástima que mis mejores sentimientos me hagan vomitar. La gente se enamora y no vomita, por eso se envenena".

"A la gente le gusta ver sufrir a la gente. Les da seguridad, se sienten importantes, afortunados, buenos. En realidad no les estás pidiendo que te regalen nada; les vendes la tranquilidad de su conciencia".

"¿Te has fijado lo mal que trato yo al dinero? No lo respeto nada, ¿ajá? Ahí también los billetes se parecen a los hombres. Está bien perseguirlos, pero de respetarlos nada, que se jodan".

"Hay cosas que los tipos no haría nunca enfrente de un espejo, pero dan lo que sea or hacerlas en la carota de una mujer".

"El amor es lo más parecido a las mentiras. Justifica u opaca a la razón, por derecho o torcido que parezca  no requiere de justificaciones, se reproduce a la menor provocación y exige todo el crédito del mundo. Además de que nadie o casi nadie puede vivir tranquilo en su total ausencia. Por eso, cuando vienen las preguntas, lo hacen acompañadas de su correspondiente hilera de respuestas obvias. Sí. Claro. Por supuesto. Para siempre. ¿Por qué no? Cualquier cosa con tal de no quedarse en esta orilla solitaria, qué más da si después del amor está la nada".

"Prostituirse: parecería que no hay nada peor y al final casi todo el mundo lo hace. Lo que realmente les molesta es que una lo haga mejor que ellos".

Nos estamos leyendo...
Ni*